La madera es una material constructivo orgánico, renovable, confortable, cálido, bonito y que usado como alternativa a otros materiales contribuye a la mitigación del cambio climático.

Se utilizan maderas para el exterior, que tienen durabilidad natural, para evitar el uso de químicos.

En este edificio singular se deja vista toda su estructura, de manera que en el interior se perciben todas las características de la madera, aroma, belleza, potencia estructural,…

Parte de la fachada del edificio será un gran encerado exterior donde los niños podrán desarrollar su creatividad.

El edificio es autónomo e independiente en cuanto a instalaciones, contando con inodoros de compostaje, biodigestor, depósito de agua propio y estufa de leña.

 

Este proyecto ha sido diseñado considerando su potencial efímero y nómada, pudiendo ser desmontado y emplazado en otro lugar en el futuro, minimizando así su huella en el terreno.